Liceo eduardo de la barra

Historia

Fundación

El Liceo Eduardo de la Barra es uno de los liceos emblemáticos de la región de Valparaíso, conocido por su excelencia académica, vasta historia, aporte a la comunidad y su inmersión en temáticas sociales, contando con más de 160 años de trayectoria educando a las y los jóvenes de la región.

Fundado en 1862, bajo el nombre de Liceo de Valparaíso, el establecimiento registró en su primer año un total de 150 alumnos matriculados. En sus inicios, siguiendo la costumbre de la época, tanto la población estudiantil como el cuerpo académico era compuesto exclusivamente por varones. No fue hasta 1973, en el contexto del proyecto educativo Escuela Nacional Unificada (ENU), que el liceo se vuelve mixto y coeducacional, permitiendo el ingreso de estudiantes mujeres, modalidad que se mantiene hasta hoy.

Por el establecimiento pasaron grandes figuras, siendo las más relevantes la del profesor Eduardo de la Barra Lastarria, quien ocuparía el cargo de rector entre los años 1877 y 1891, y ex presidente Salvador Allende Gossens, donde completó su educación secundaria para años más tarde, en 1972, inaugurar el edificio donde hoy se emplaza nuestro liceo.

El legado de Eduardo de la Barra Lastarria no se limita a su deber como rector de la institución, lo que contempla, entre otros, el proporcionarle al establecimiento gabinetes para el estudio de la física, historia natural y anatomía, un laboratorio de química, el abastecimiento de la biblioteca y la instalación del primer laboratorio de microbiología de Sudamérica. Sino que también a su aporte más allá de los muros del liceo, ya que fundó la Academia Dominical de Letras y Ciencias Naturales y también el Museo de Valparaíso, actual Museo de Historia Natural de Valparaíso.

Sus funciones como rector del Liceo de Valparaíso continuaron hasta 1891, ya que, debido a la guerra civil, el férreo apoyo al presidente José Miguel Balmaceda y, por consiguiente, su persecución, Eduardo de la Barra Lastarria se vio forzado a exiliarse a Argentina. Su retorno a nuestro país no fue hasta 1895 y falleció en 1900.

En honor a su memoria y su aporte a la educación y a la comunidad, es que en 1944 el liceo pasa a llamarse Liceo Eduardo de la Barra.

Sala Museo

Antes de ser rector del entonces Liceo de Valparaíso, Eduardo de la Barra Lastarria fue ingeniero en geografía, pero sus intereses no se limitaban solo a esta área, también fue periodista, bibliógrafo, profesor de historia literaria y de retórica, diplomático, entre otros.

Su gusto por el conocimiento propició el crecimiento del liceo, ya que lo dotó de materiales de estudio de diversas ramas de la educación. 

Por otro lado, su relación con figuras de renombre de la época, permitieron la divulgación del conocimiento a toda la comunidad porteña, como es el caso del Museo de Valparaíso, actual Museo de Historia Natural de Valparaíso, que nace de la gestión del rector y del apoyo económico otorgado por Agustín Edwards Ross y Josué Waddington, donde lograron abastecerlo de especies raras y de alto costo.

Si bien, el legado de Eduardo de la Barra Lastarria perdura a través del cambio de nombre del establecimiento en 1944, la comunidad liceana rescata la historia del rector y su liceo en la Sala Museo que encuentra su lugar en el edificio, inaugurada a fines de 2021. 

La exhibición recoge más de dos mil objetos y documentos, algunos con más de 100 años de antigüedad, divididos en artefactos pedagógicos que fueron utilizados por los estudiantes de la época para el estudio de la física, la biología y astrología, además de otros para el estudio de historia, geografía y castellano. También se exponen una colección literaria importante, una de taxidermia y una diversa colección de documentos que recoge publicaciones de los estudiantes, revistas, actas de clases, entre otras.

Sumado a esto, en el salón se hace un recorrido histórico los por hitos más relevantes de la institución, desde su fundación en 1862 como Liceo de Valparaíso, pasando por hechos de gran importancia, como la incorporación de la profesora Isabel Ramírez, la primera docente mujer en impartir clases en liceos de Chile. También se destaca el cambio de nombre del establecimiento, la municipalización y posterior desmunicipalización de las escuelas públicas. Además de hechos relacionados con el acontecer nacional, como la guerra civil de 1891, los terremotos de Valparaíso de 1906 y 1965, el golpe de estado y, más recientemente, el movimiento estudiantil de 2006 conocido como “la revolución pingüina”.